jueves, 28 de junio de 2007

Sobre la prohibición del Manhunt 2


La anterior semana Gran Bretaña, Italia e Irlanda decidieron prohibir el juego Manhunt 2, y de esa manera se abrió una vez más la polémica en Europa sobre si los juegos son aptos para los usuarios o si causan una influencia negativa en su actividad diaria.
Strauss Zelnick, director de la casa matriz de la compañía Rockstar, desarrolladora del juego, dijo que el video juego es una “obra de arte”, mientras que instituciones como Amnistía Internacional considera que se trata de una pésima influencia en el comportamiento de los niños y de los adolescentes.
La prohibición del juego ya viene siendo un tema de años atrás debido al asesinato del adolescente Stefan Pakeerah en 2004, quien fue golpeado hasta la muerte por Warren Le Blanc, quien era un fanático de la primera versión de Manhunt.
El juego, en el que el jugador asume el rol de un asesino convicto que recibe órdenes de un director de cine demente para matar gente de la manera más dantesca posible, ha despertado controversia incluso entre los fans de los videojuegos violentos.
Los jugadores consiguen puntos extra por realizar crímenes de una manera extremamente sangrienta, mientras las víctimas piden piedad por sus viudas e hijos.
Los padres de Stefan Pakeerah, de 14 años, pidieron esta semana la retirada de Manhunt después de que un adolescente de 17 años admitiera haber invitado a su hijo al parque y asesinarlo.
Cuando una ciudad construye un puente y un conductor ebrio cae al río, ¿es necesario destruir el puente?. O más claro aún, cuando el puente se ha convertido en un lugar en el que se suicidan varias personas, ¿es culpa del ingeniero constructor?. Algo así sucede con el caso Pakeerah.
Lejos de inducir al usuario a salir a la calle y matar a todos, Manhunt, y otros juegos calificados como no apropiados por la censura, pueden llegar a ser elementos para exorcizar de alguna manera los instintos violentos presentes en cada ser humano, ya que no podemos negar que el hombre moderno es una persona reprimida cuyos instintos mas básicos pueden llegar a reventar en cualquier momento.
Si usted es una persona que cree que las imágenes y las características del juego pueden llegar a dañar su cerebro hasta el nivel de cumplir órdenes que estaría recibiendo a través de la consola, mejor ni se asome a las tiendas de videojuegos y más bien sería pertinente que busque ayuda profesional; pero si uno busca tan solo matar el tiempo disfrutando de la realidad alterna que presenta el juego, entonces, Manhunt puede llegar a ser uno de los mejores videojuegos desarrollados en los últimos años.
Increíblemente, una vez que la prohibición del juego fue anunciada en esos países las ventas de la primera versión se dispararon y las aplicaciones pirata comenzaron a bajarse en grandes cantidades de Internet, lo que conlleva a pensar que los censores estarían lidiando en una guerra perdida para evitar que los menores accedan al juego.
Zelnick afirmó que las prohibiciones a todo nivel son absurdas y lo único que logran es fortalecer al mal contra el cual se quiere luchar.

1 comentario:

Juan Pablo dijo...

Como siempre hermano coincidimos es degradante la prohibicion, tal ves es dificil prohibir y fiscalizar pero sin idiotas intentos de hacerlos no seriamos nada
Pablo