lunes, 10 de septiembre de 2007

El Ojo de Dios


Una de las imágenes más espectaculares publicadas por la NASA en 2004 es ésta que la cultura popular la ha denominado El Ojo de Dios, por su increíble semejanza a un gigantesco globo ocular que nos observa desde el espacio exterior, la misma que solamente es visible desde nuestro sistema solar cada tres mil años.

Se trata de la Nebulosa Hélix, también conocida como el Ojo de Dios, tiene un diámetro de 3 años luz y se encuentra a 650 millones de años luz de la Tierra.

El anillo gaseoso rojo está compuesto de hidrógeno y nitrógeno y la zona azul está compuesta de oxígeno.

La Nebulosa Hélix es el ejemplo más cercano de una nebulosa planetaria creada al final de la vida de una estrella como el Sol. El núcleo de la estrella central remanente, destinada a ser una estrella del tipo enana blanca, brilla con una luz de energía tan alta que provoca que el gas expulsado anteriormente brille fluorescente.

La imagen superior es la nebulosa captada mediante rayos infrarrojos y fue capturada por la NASA en mayo pasado, (seguramente así se debe ver el ojo del Jefe, cuando está enojado).

La segunda imagen fue capturada con el Telescopio de Canada-Francia-Hawaii (Canada-France-Hawaii Telescope, CHFT) que se encuentra en la cima de un volcán dormido en Hawai.

Para muchos, según una leyenda urbana, esta fotografía ha traído acontecimientos inexplicables quienes han observado esta fotografía. Seguramente que habrá un cambio para el bien en sus vidas, aún en el caso que no crean en ello. La noticia aparece en una de esas cadenas que llegan por mail, y que te piden reenviarla a las personas que crees que más lo necesitan. Si es que crees en ese tipo de creencias populares, es mejor que te apures en bajarla la foto y reenviarla a tue mejores amigos y amigas, pero si no, entonces disfrútala e investiga más sobre esta misteriosa nebulosa.

No hay comentarios: