martes, 18 de septiembre de 2007

Qué mala puntería la de los dioses…

Los diarios de Perú y Bolivia abrieron sus primeras planas ayer con la sorprendente noticia que un meteorito espacial había caído en la zona de Carancas cerca de la frontera peruana-boliviana.

Al leer la noticia me puse a pensar y a cuestionar la puntería de los dioses, ¿por qué no cayó ese meteorito en el Palacio de Gobierno en La Paz, o en el Congreso?, me dije a mi mismo--podríamos haber agradecido infinitamente su bondad por librarnos de esos cuates que trabajan ahí (no sólo masistas, si no también podemistas y ex emenerristas).

Pero después entendí la sabiduría de los dioses cuando leí que los pobladores de la zona donde cayó el cuerpo celeste comenzaron a sentir una serie de síntomas causados tal vez por alguna extraña radiación traída desde el espacio exterior (siempre el que paga los platos rotos es el pueblo).

Así que me dije, “es mejor que siga el Evito gobernando a que venga un marciano desconocido y tome el palacio golpeando”, así resignado continué mi lectura acostumbrada de las noticias en Internet, pasando de inmediato a las páginas del horóscopo.

No hay comentarios: