martes, 26 de febrero de 2008

Bien por el Oscar 2008....


Hace diez años, cuando a Hollywoood se le vino la fiebre de las películas lacrimógenas con efectos monumentales efectos especiales (me refiero a Titanic ¿eh?), era imposible que la mejor película del año hubiera sido algo similar a "Crash", el 2006; "Los infiltrados", del 2007, y ahora “No Country for old men”.
Tomando en cuenta que la película ganadora de este año fue dirigida por los hermanos Coen, quienes ya ganaron le Oscar por “Fargo” en 1996, no seria raro que se tratara de un malentendido, porque, si del Oscar a la mejor película se trata, uno se pregunta ¿dónde esta el mensaje social de la peli?, o si no ¿a que hora puedo sacar mi paquete de kleenex para llorar por el genocidio a los judíos? (me refiero a La lista de Shindler, por si acaso).
Pero no, en "No Country for Old Men" no existen tales clichés, pero si debe tener un mensajazo bastante pesado como para que la Iglesia Católica se pronuncie en L´observattore de Roma y critique directamente a la Academia por su preferencia a la premiación de películas pesimistas (toodo lo contrario de lo que yo estoy criticando en este momento). En fin. La prensa internacional contó así la victoria de los Coen: “La violenta cinta de los Coen se alzó con dos de los premios más codiciados, Mejor Dirección y Mejor Película, así como con el Mejor Guión Adaptado -sobre una novela de Cormac McCarthy- y Mejor Actor Secundario, que fue para Bardem. Los hermanos Coen, han entrado en el grupo de privilegiados directores que logran tres premios en una noche, junto a Francis Ford Coppola (“The Godfather Part II”), James Cameron (“Titanic”) y Billy Wilder (“The Apartment”). Definitivamente debe estar buenísima.
Otra película que no es una de las tipicas que entra a las listas de los Oscars es “There Will be Blood” del masters de los masters Paul Thomas Anderson, quien ya tumbo cualquier concepto de aplicación del caos en el cine con su obra maestra “Magnolia” de 1997. There Will be Blood”, o como se la ha traducido para su titulo en español “Petróleo Sangriento”, no es propiamente un estudio social o histórico de la industria petrolera: es el estudio de un personaje corrompido por el poder y el dinero, un hombre que odia a los de su raza y a Dios mismo; un espíritu seductor, que poco a poco se va deteriorando hasta llegar a lo diabólico y a locura.
La cinta de Thomas Anderson es un golpe a la mente, no es una obra facilona, requiere que uno vaya armando las piezas, requiere de nuestro esfuerzo intelectual, como en toda película de Anderson.
“Petroleo..” gano el oscar al mejor actor principal. Daniel Day Lewis fue quien recogio la estatuilla representando a todo un equipo de gente de lujo que hizo posible esta peli, entre ellos, el guitarrista de Radiohead, Jonny Greenwood, quien estuvo a cargo de todo el soundtrack de la peli.

No hay comentarios: