viernes, 13 de junio de 2008

Mi humilde homenaje a Los Reynols

Reynols fue una banda muy original. Original por el hecho de que su música es la única en el mundo que trasciende el cerebro humano y se va más allá de lo siquiera imaginado por el sentido auditivo, la única prueba que se puede tener para comprobar esta teoría es su propia música, la cual es necesario escucharla con la mayor de las atenciones, porque trae un mensaje de un grupo que estuvo dispuestos a todo con tal de romper la barrera de aquello que es todavía considerado como la realidad absoluta.
Miguel Tomasín, Roberto Conlazo y Alan Courtis son tres argentinos que en 1993 decidieron despegar hacia un rumbo que es muy probable que ni ellos mismos supieran su dirección. Tomasín era el líder indiscutible de la banda y fue él quien guió al resto de los músicos para que sean la tripulación de esa nave que lleva por una expedición que te aseguro que es la más extraña en toda la vida.
Tomasín tiene Síndrome de Down y escuchar una música tan increíble como la que hacía Reynols era entrar en un universo paralelo habitado exclusivamente por gente con esa disfunción, y en el cual, por supuesto, tú eres el mongólico.
Los Reynols se hicieron de fama con una serie de proyectos de arte conceptual, incluyendo una sinfonía para 10.000 pollos, un disco compuesto del sonido de cintas vírgenes, y un disco de música "desmaterializada" (que consistió en vender solamente el arte del CD, con la caja vacía).
Después de ser acusados de estafadores ante un público intolerante decidieron organizar el concierto más bizarro de la historia del Rock and Roll, que consistió en una interminable sinfonía para rocas, plantas, insectos y hielo seco en un parque público de Buenos Aires. Este concierto no llegó a su fin, ya que fueron desalojados por la policía bajo el argumento de que "daban una mala imagen a los turistas".
Hasta la fecha la banda cuenta con más de cincuenta ediciones en sellos de países como: Estados Unidos, Inglaterra, Alemania, Noruega, Bélgica, Suiza, Holanda, Francia, Italia, Bulgaria, República Checa, Canadá, Japón, etc.
En el año 1999 la banda realizó una colaboración con la artista norteamericana Pauline Oliveros, quien es considerada una de las compositoras más importantes del siglo XX. Producto de esta colaboración se realizó el disco "Pauline Oliveros in the Arms of Reynols" editado en EEUU -y a punto de ser re-editado en Holanda- y un concierto en vivo vía Internet.
También en 1999, la BBC le solicitó material a la banda para ser incluido en un programa dedicado a la música del siglo XX.
En febrero de 2004, la banda se separó en buenos términos por considerar que "el ciclo de vida de Reynols llegó a su fin".
Los Reynols enviaron una carta a los fans en la que decía lo siguiente:
Hola a todos. Esperamos que estén bien. Queríamos que sepan que el ciclo de vida de Reynols llegó a su fin natural. Llegarán más discos bajo este nombre con cosas que grabamos en el 2003 y antes. Tenemos entre 100 y 200 horas de cosas grabadas que aparecerán tarde o temprano: suficientes como para que no extrañen a la banda en los próximos años. Esta no es una decisión traumática, seguimos siendo amigos y sentimos que terminar el proyecto en el momento justo es la mejor forma de mantener vivo su espíritu.... Seguiremos con Tomasín en el Sol Mayor Project, tocando versiones de clásicos del rock en recitales a beneficio de escuelas e instituciones para discapacitados. (...) Tengan en cuenta que hablamos de la muerte terrestre de Reynols: la banda siempre seguirá viva en Minecxio. Así que vayan para allá cuando tengan ganas de visitarlos.

Desde la República Independiente levanto mi vaso de chela y me doy un seco por esta banda, la única en el mundo que se atrevió a desafiar los prejuicios de una especie tan hija de puta como la nuestra, incapaz de soportar las diferencias. Salud, por Los Reynols!

Acá un videito de la banda

No hay comentarios: