lunes, 14 de julio de 2008

El día que decapitaron a Hitler

Cerca de las 10 de la mañana del 5 de julio, algunos minutos después de la inauguración de la figura de cera de Hitler en el Museo Madame Tussauds, un ciudadano del barrio de Kreuzberg, en Berlín, apenas el segundo en la larga fila de visitantes, se dirigió a dicha figura, saltó por encima del escritorio donde se encontraba y gritó: “¡Nunca más guerra!”, y de un golpe le desprendió la cabeza.
Según han dado a conocer las autoridades de la ciudad, el atacante esperó una hora delante del edificio para entrar en segundo lugar, poco después de la apertura.
Más tarde informaron que se trata de un ex policía de 41 años, que no cuenta con antecedentes penales.
El individuo fue arrrestado de inmediato, pues, además de los daños materiales al museo, atacó en su acción a un guardia que se encontraba vigilando la figura.
Por la tarde, el ex policía, de quien no se ha dado a conocer aún su nombre, se encontraba ya libre, aunque la cuenta por los daños ocasionados se dará a conocer en los próximos días.
El costo de la figura de cera de Hitler asciende a 200 mil euros.
La noticia causó revuelo, ya que corrió como reguero de pólvora entre quienes se encontraban en la capital alemana.
Ya para las primeras horas de la tarde, todos los medios en el país daban noticia del ataque a la figura, y las autoridades del museo –localizado en el bulevar Unter den Linden, muy cerca de la puerta de Brandeburgo– declararon “entender” este acto de protesta, aunque reconocieron que no contaban con este sorpresivo ataque.
El torso de la figura de Hitler fue inmediatamente retirado y aún no se ha dado a conocer si volverá a ser expuesta.
A los asistentes al museo sólo les queda visitar el escenario donde yacía la figura: ahora es un escritorio vacío, y al fondo se puede observar la réplica de la puerta del búnker donde Hitler pasó sus últimos días. Entre los berlineses se pueden escuchar opiniones, inclusive de beneplácito y empatía por el “valiente acto”.
“La furia de este hombre es entendible; seguimos cargando culpas de nuestro reciente pasado histórico debido a los abominables actos de Hitler”, comentó uno de los visitantes que no lograron entrar al museo.
“Esta vez sí funcionó el atentado contra el dictador Hitler”, fue otra de las opiniones difundidas por los visitantes la tarde del sábado.
La exhibición, ofensiva
El hecho de presentar la figura de Hitler ha sido calificado por la población alemana como falta de gusto y hasta ofensiva.
Michael Freedman, ex presidente del Consejo Central Judío en Alemania ha declarado que exponer la figura de Hitler en Berlín significa banalizar el exterminio de 6 millones de judíos bajo el régimen nazi.
El fondo del asunto parece radicar en Berlín. En el puerto de Hamburgo se encuentra también en un museo, desde 1948, una figura de cera del dictador, la cual, hasta ahora, nunca ha sido atacada.
Este antiguo museo, que data de 1879, muestra también las figuras de otros personajes del régimen nazi, como Joseph Goebbels, jefe de propaganda de Hitler, y Hermann Goering.
Aunque, por otro lado, el Madame Tussauds de Londres expone desde 1933 la figura en cera de Hitler, la cual ha recibido siempre los mayores ataques de los visitantes, desde escupitajos hasta huevos.
En medio de la polémica por la inclusión de la figura del ex dictador en el museo, las autoridades del recinto habían adoptado una serie de medidas, como mostrarlo en el búnker, sentado, con un aspecto envejecido, vestido con un traje gris y mirando hacia el suelo, para lo cual un equipo de 25 personas se basó en fotografías y piezas de archivo para recrearlo de manera fiel.
Otras medidas aplicadas fueron que la figura no podía ser fotografiada ni tocada y que debería estar vigilada por policías.
Por otro lado, el día de hoy se difundió la noticia de que el excanciller Helmut Kohl ha contratado un abogado para presentar cargos contra el Madame Tussauds berlinés por exponer su figura en cera sin su consentimiento.
Otros personajes representados son la canciller alemana Angela Merkel y los escritores Bertold Brecht y Günter Grass, así como artistas, deportistas, y diversas personalidades del ámbito político.
El conjunto de museos de cera de Madame Tussauds cuenta con ocho recintos en todo el mundo, tres en Europa, en las ciudades de Londres, Amsterdam y Berlín.
Nota escrita por Alia Lira Hartmann, corresponsal de la Jornada de México en Berlin

No hay comentarios: