jueves, 17 de julio de 2008

Nolan, el caballero oscuro

Como todo treintañero que vivió el clímax de su juventud en la transición de los ochenta a los noventa, la expectativa de ver una película de Batman siempre estuvo supeditada a la duda sobre si ¿será tan buena como la de Tim Burton?.
La decepción fue tan grande cuando Joel Shumacher tomó la posta de Burton con “Batman Forever” y “Batman y Robin” que cuando me enteré que había un nuevo director que estaba realizando una nueva producción del hombre murciélago, decidí vetarla de mi vida cinematográfica dedicándole un boicot personal al no ir al verla al cine ni rentar el DVD.
¡Qué error garrafal!. Casi dos años después del estreno me enteré que el director del film era Christopher Nolan, un güey del que nunca supe su nombre, pero que no me perdí ni una sola de sus películas: “The Prestige” es fabulosa, “Memento” era una especie de himno nacional personal, e Imsomnia era la película que más me recordaba a esos momentos de no dormir varias noches por uno u otro motivo. Tres películas que te reflejan tres estados de ánimos distintos causados por deficiencias físicas y mentales. Tres obras maestras de la introspección personal.
Nolan es genial, sin duda, sus pelis son de lujo. Sólo por eso me libré del horrible recuerdo de “Batman Forever” y decidí comprar el DVD pirata de “Batman Begins”, solamente para ver cómo otro estilo de director oscuro podría haber tratado al superhéroe más dark de todos los tiempos.
No hubo decepción. “Batman Begins” fue tan refrescante como “Batman” de Burton, claro que, tomando en cuenta los casi 20 años de diferencia que existen la una de la otra, la pirotecnia de efectos de la de Nolan ya hacen ver que pasó mucho tiempo, y que el “Batman” de Burton, en todo lo de Burton que es, ya se convirtió en un recuerdo muy lindo, una nostalgia hermosa, sin duda alguna.
En esa misma línea, pero con más pirotecnia de efectos está “The Dark Night”.
Dirigida por Nolan y escrita por su hermano Jonathan la peli cumple con todos los requisitos necesarios para producir una película del hombre murciélago: Un Bruce Wayne misántropo, (genialmente interpretado por Christian Bale, el American Psycho); un Joker cuyas bromas disparatadas mezclan el humor negro con las fechorías más atroces (Heath Ledger, un maestro); un final nada feliz (el mal siempre vence); una cantidad de acción que los parlantes de la Cinemateca podrían explotar debido a las balaceras, motores a full, helicópteros estrellándose, bombas, bom, bang!, pif!, paf!, splash!, pong! kaboom! y otros sonidos más que a uno lo mantienen atornillado al asiento; y sobre todo los giros en la historia que uno no espera, pero…hey, Chris Nolan es inglés, y si hay algo que hacen mejor los europeos es mostrarnos un lado pesimista de la vida que podría hacer llorar a cualquier americano con el ánimo fiestero.
Estoy seguro que esta peli va a ser una de las más aclamadas del año, no sólo por ser una película de superhéroes más, como las muchas que se han estrenado en los últimos años, si no por su tremenda calidad en la dirección, en su guión, en la actuación, en los efectos y en los diálogos. Chris Nolan se ha convertido para mí en el mejor director de cine comercial de los últimos años, y perderse una de sus películas se podría considerar como una locura más de esas que tenemos algunos cinéfilos, de esas como que “yo no voy a ver la película de tal cosa, porque yo ya leí el libro…y bla bla bla”.
En fin, vayan a la Cinemateca o al Monje Campero a ver “The Dark Night” es una verdadera maravilla.

No hay comentarios: