sábado, 13 de septiembre de 2008

El LHC, Bolivia y el año 2012


La misma fecha que comenzó la escalada de violencia en Santa Cruz de la Sierra, al otro lado del mar, en Ginebra, un grupo de científicos de la Organización Europea para Estudios Nucleares comenzaba la dura tarea de disparar rayos de protones para hacerlos chocar y de esa manera encontrar respuestas a todas las preguntas filosóficas y religiosas del ser humano (Entre ellas si realmente Dios tienen barba como lo pintan los renacentistas).
Muchos científicos y grupos de apocalípticos advirtieron que el famoso Gran Colisionador de Hadrones, o LHC, podría liberar micro agujeros negros capaces de devorar el planeta entero y de esa manera acabar con el mundo tal y cual lo conocemos. Pero los europeos, como siempre, le metieron el asunto sin hacer caso a nadie.
Al mismo tiempo que se disparaban los primeros protones y se publicaba el éxito del experimento, en Bolivia comenzaba una semana que podría ser también el fin de ese país tal y cual lo conocemos (si no es así, voy a retirar este post el momento que suceda lo contrario).
Lo que suceda con Bolivia es clave para el resto del mundo, tomando en cuenta que existen grupos espirituales que consideran que el chakra sexual del planeta Tierra se encuentra situado en el Lago Titicaka y si le pasa algo, el mundo podría quedarse sin sexo por una larga temporada.
Ahora, si es que somos racionalistas y no nos gusta relacionar lo supuestamente irrelacionable, por supuesto que unir estos dos eventos no es para nada coherente.
Sin embargo, como este blog está dedicado en su mayoría a posts totalmente irracionales, pues, me lanzo al éxito.
Al margen de la fecha de inicio de ambos eventos existe algo que une al disparo de protones con el levantamiento camba-autonomista en Bolivia. Esta bisagra es el elemento del cambio.
Es decir, nada será igual después que pasen ambos (bueno, hablo desde mi punto de vista boliviano, claro). A pesar que, y este es el tercer punto del que se me ocurrió escribir hoy, hasta el 2012, supuestamente, nada más será igual que antes.
Ciertos grupos creen que el 2012 será el año en que un cambio gigantesco sobrevendrá en el mundo, y esto debido a que el sistema solar terminó de dar su paseo estelar alrededor de la Vía Láctea, lo que le tomó alrededor de 25 mil años. Estos grupos no son solamente religiosos, si no también científicos y filosóficos, todos ellos creen y están convencidos de que el cambio es inevitable. Y la verdad, terminaron por convencerme.
Según el colombiano Fernando Malkun, quien elaboró para Caracol Televisión una serie de documentales titulados Las siete profecías mayas, los cuales se han hecho famosos en todo el mundo, nuestra sociedad, con su carga de materialismo y continuos conflictos bélicos, se transformará por completo el 21 de diciembre de 2012, fecha final de un ciclo y comienzo de otro, en el que tendrá lugar un especie de “despertar” de la humanidad. (caray, nunca pensé escribir algo así).
Pero no es necesario ser profeta para darse cuenta que, o la sociedad en la que vivimos explota desde sus raíces, o simplemente el planeta explota con nosotros. Todo por culpa de esa manía de creer que somos muy importantes en la cadena universal, cuando en realidad somos un virus que se autodestruye para luego dar origen a algo nuevo y supuestamente mejorado.
El LHC es el sumun de esa manía, lo de Bolivia es la consecuencia de esa manía, y el 2012 será el año en el que esa manía nos lleve al pinche abismo o al cielo a quienes sean elegidos por los mayas que vayan a resucitar en Chichen Itza. (no se que vaya a pasar ese año, pero de lo que sí estoy seguro es que los ingleses seguirán con sus ganas de ser sede de las Olimpiadas).

No hay comentarios: