jueves, 18 de diciembre de 2008

Tropa de Elite: La visión policial del fenómeno de las favelas

El capitán Nascimento es el líder de un escuadrón de élite antidrogas llamado BOPE (Batallón de Operaciones Policiales Especiales). Ya tiene mucho tiempo liderando la guerra contra las drogas, cuyo principal campo de batalla son las favelas de Río de Janeiro. Nascimiento, quien mata y tortura a todo aquel que esté dentro el tráfico de drogas, está cansado de su trabajo y quiere dejarlo, sobre todo porque su esposa está a punto de dar a luz. Pero, para dejar la fuerza policial tiene que buscar un sustituto ideal, y en la búsqueda de ese sujeto es que se encuentra con dos policías novatos, Matías y Neto, quienes serán los puntales sobre los cuales se construirá toda la historia de la película.
Tropa de Élite presenta la visión policial del fenómeno de las favelas y su principal tesis es que los culpables del tráfico de drogas son los adolescentes burgueses que consumen marihuana en las universidades, los traficantes, quienes son amos y señores de las favelas y los policías corruptos que tienen tratos con ellos.
Con infinidad de errores en el guión la película tiene un comienzo espectacular que va perdiendo fuerza a medida que avanza la cinta. Demasiada introducción para presentar a los personajes; escenas que quedan al aire sin ninguna conexión con el hilo de la historia, y sobre todo una violencia explícita que en determinado momento resulta ser chocante. Sin embargo el filme llegó a calar en la conciencia colectiva carioca.
El diario español El País publicó una nota en la cual se da cuenta sobre el fenómeno que causó Tropa de Elite en el carnaval de Río este año, cuando los niños dejaron de lado los disfraces de Superman y Batman y se pusieron el uniforme de la BOPE coreando el estribillo de la canción principal de la peli. “Tropa de Elite, osso duro de roer, pega um, pega geral, tambem va a pegar vocé”. Un efecto que sólo causan las películas de Hollywood.
El País describe: “Las frases del filofascista Nascimiento llegaron a ser coreadas por miles de hinchas en el estadio de Maracaná, en Río. Más de 250.000 personas descargaron en sus móviles canciones de la banda sonora. Cuando finalmente llegó a las pantallas, la cinta dirigida por José Padilha se había convertido en la más vista en la historia de Brasil. El filme no desencadenó esta reacción del público, sólo la canalizó y le dio una medida".
El diario español también relata que parte de la policía brasileña ha interpretado el éxito de la película Tropa de Élite como una especie de luz verde para hablar menos y maltratar más. El caso más extremo ocurrió en diciembre pasado en el estado de Rio Grande do Sul. Para vengar el asesinato de un agente, unos 10 policías torturaron a cuatro jóvenes: tres hijos del homicida y un amigo de 16 años. A uno de ellos le introdujeron el palo de una escoba por el recto; a todos les golpearon durante una hora y les privaron de oxígeno cubriéndoles la cabeza con bolsas de plástico. Según las víctimas, los torturadores citaban al filme mientras les daban la paliza. En fin.
La película fue auspiciada por Petrobras, por el Gobierno Federal de Río de Janeiro y por el Gobierno Brasileño, a quienes me parece que no conviene mostrar una realidad que de alguna manera los hace directos responsables, y por ello, crearon al capitán Nascimiento como un adalid de la lucha contra la corrupción y la lucha contra el narco, caiga quien caiga. Una ficción que sin duda alguna logró quedar impresa sobre todo en una clase media brasileña que busca el fin de la violencia a cualquier precio. Tropa de Élite es estremecedora, no por la realidad favelaria que muestra, si no por su propuesta absolutamente fascista, una propuesta que fue mayormente asimilada por los urbanitas brasileños, quienes al habitar en una urbe completamente corrupta, son capaces de armar ejércitos de la muerte y salir a balear a cualquiera que tenga la cara de drogadicto, me parece que ese es el público a quien más llega la película del capitán Nascimiento.
Se exhibe en la Cinemateca Boliviana.

No hay comentarios: